Chat with us, powered by LiveChat Skip to main content

LAS FASES DEL DETAILING.

En un artículo publicado anteriormente hemos tratado el DETAILING qué es y cómo surgió.
En este segundo paso vamos a tratar las diferentes fases del proceso de Detailing, que pueden dividirse en:

  • Prelavado y Lavado/Washing: “….ya vamos avanzando”. Justo por este motivo una limpieza a fondo del automóvil, incluidas las ruedas y las llantas es esencial para empezar nuestro proceso lo mejor posible.

    Antes del llamado lavado “clásico” va el pre-lavado. Los productos desengrasantes son los protagonistas de esta fase, que sirven para eliminar de la carrocería, los residuos de alquitrán, las resinas, los excrementos de pájaro y los residuos de suciedad que se acumulan a lo largo del tiempo. A menudo en el pre-lavado se usan productos más potentes para conseguir eliminar la suciedad más difícil y muchas veces afectan a la protección propia de la pintura. Por lo cual recomendamos usar siempre una cera para proteger la pintura de forma adecuada.

    Cuando termina esta fase, se pasa al lavado que normalmente se hace con el detailer usando el método de los “dos cubos” cubos que llevan una rejilla en el fondo, en el primero se pone el agua y el champú mientras que en el segundo solo se pone agua. El primer cubo servirá para enjuagar la esponja incluida y/o el guante, a continuación se pasará uno de los dos por la carrocería, mientras que el otro cubo sirve para enjuagar los instrumentos usados para la limpieza sin contaminar nunca el primer cubo y para poder seguir usando cada vez una recipiente que está más limpio, gracias a las varias fases de enjuague.

    Como ya hemos explicado el lavado es importante también para las ruedas y para las llantas. Si el coche se lava constantemente no se deberán usar productos agresivos para estas partes, se podrán usar simplemente los productos con ph neutro, pero eliminar bien todos los residuos también con un guante es muy importante, para poder pasar a las fases siguientes.

    Como es lógico, es necesario secar bien el coche en todas sus partes para empezar la segunda fase de descontaminación, para ello recomendamos usar aire comprimido y paños de microfibra, que son muy absorbentes.

  • Descontaminación/Claying: es una fase completamente indispensable para eliminar todas las impurezas que no se ven a simple vista y que no se eliminan tan solo con el lavado. La descontaminación mecánica se realiza usando claybar: barritas de arcilla lubricadas, para que al pasarlas por las zonas más pequeñas se deslicen mejor, y permitan “recoger” los residuos. Además del sistema mecánico también existe la descontaminación química, es decir, usando productos químicos específicos que permiten eliminar residuos ferrosos, residuos de contaminación viaria, etc.
    Con la descontaminación el vehículo mejora considerablemente a la vista y se puede comprobar al tacto, es también una fase muy importante, para que los tratamientos que se realicen en otras ocasiones puedan dar sus resultados en la superficie, correctamente.
  • Abrillantado: tras haber evaluado atentamente los defectos que normalmente son corrosión (debido al uso de productos agresivos y a la larga exposición a la luz solar y a los agentes atmosféricos) swirls (defectos comunes debidos a un lavado y a un secado superficial), rids (defectos lineales), hologramas (abrillantado mal hecho), cal (lavados con agua con demasiada cal que queda depositada en la superficie), piel de naranja (pintura mal aplicada), marcas de lijado, conexión en espiral (abrillantado mal ejecutado) – se pasa a la fase del abrillantado, fase que permite eliminarlos completamente. En esta fase lo mejor es escoger polish adecuados para el tipo de defecto y para el tipo de elaboración que deseamos dar a mano, con lijadora roto-orbital o con abrillantadora giratoria.
  • Protección: para garantizar todo el trabajo que ya se ha hecho en las 3 primeras fases del detailing, el paso denominado “protección”, consiste en aplicar productos protectores específicos. Cuando la carrocería se ha dejado como nueva y se han eliminado incluso las más pequeñas imperfecciones, se pasa a conservar el brillo formando una capa de protección con ceras, cuyo efecto puede durar incluso varios meses y que permiten lavar el coche mejor en los siguientes lavados, evitando desperdiciar tiempo y dinero.
  • Mantenimiento: como en cualquier proceso de buena restauración, cuando se ha terminado de realizar todavía se persigue el objetivo de poderlo mantener el mayor tiempo posible. En esta fase final también será obligatorio el uso de productos específicos, innovadores y de calidad, para conseguir mantener el mayor tiempo posible el coche resplandeciente, ¡como si acabara de salir de un salón de belleza!